La Magia del BWS

Por Anel Carmona

 

 

 

 

¡Adivinen quién está de vuelta! Sé que han pasado siglos desde la última vez que escribí en este Blog pero RL está de vuelta este año con fantásticos proyectos, divertidas sorpresas, y desde luego, este blog no será la excepción.

Por esta ocasión, nos iremos un poco por otro rumbo y en lugar de hablar de una persona super mega interesante, vamos a hablar de un evento super mega interesante. Damas y cabaleros: EL Beyond Workshop Series.

UNA MUY PERO MUY BREVE EXPLICACIÓN:

Sólo para contextualizar a aquellos que nos saben o que no están muy seguros de lo que es, Beyond Workshop Series(BWS) es un programa educativo de R.Evolución Latina dedicado a jóvenes artistas en formación que desean mantenerse en condición para poder ir más allá con su arte.

VOLVIENDO AL PUNTO

Este es el 6to año en el que R.Evolución Latina ofrece este extraordinario programa y una servidora tuvo la gran oportunidad de ser parte del proceso de audición, experiencia que a continuación comparto con ustedes:

UNA AUDICIÓN SIN IGUAL

Un poco de nervios por aquí, un poco de expectación por allá y un toque de sensación de competencia. ¿Te parece familiar? ¿Parece algo que sientes una que otra vez cuando entras a la sala de audiciones? Pues permítanme informarles que ninguna de estas cosas cruzó la mente de nadie este pasado domingo.

Son las diez en punto y todos los participantes se encuentran en el piso de madera. Todos son de diferentes culturas y nacionalidades. Los hay mexicanos, colombianos, peruanos, latinos-amercianos, cubanos, etc. Todos muy emocionados por comenzar sin tener idea de la gran diversión que habría ese día. Se estiran, calientan, repasan sus canciones; dígase, hacen todo lo posible por estar preparados.

Nuestro director, Luis Salgado, y la coordinadora de BWS, la bella Hanley Smith, inauguran el día incitándonos a atrevernos a más y explicando un poco el orden del día. Pidieron después a los participantes que formaran una línea y después un círculo en 10 segundos… fracaso absoluto. Luis prometió que al final del día, lograrlo nos sería no sólo posible pero también sencillo.

Después, el gran Mr. Ian Hersey (Profesor de Shakespeare en BWS), llega al estudio y ¡La audición ha comenzado!

Dos líneas. Eso es todo. Lo único que se pidió a los alumnos fue interpretar dos versos de Shakespeare, para entonces recibir retroalimentación y un poco de asesoría en dos minutos y eso sería todo. Ian enseñó a los participantes la importancia de la respiración, la espontaneidad, la dicción…pero la más grande lección del día, sorprendentemente no la dio el maestro. La dio uno de nuestros amigos cubanos quien desde el principio de la audición estaba bastante nervioso respecto a sus capacidades para hablar inglés. Tenía miedo de hacer algo mal o de no ser “tan bueno” como el resto de los participantes cuyo primer idioma es el inglés. Pero él es fuerte y valiente. Se paró, pidió permiso para leer sus versos, los leyó, los actuó, recibió su asesoría, trabajó en lo que había que mejorar…y al concluir los dos minutos, no sólo fue capaz de hacerlo mucho mejor sino que ¡Ya lo sabía de memoria! Se podía leer en su frente “Yo me atrevo a más”.

Lo siguiente en la orden del día, fueron las audiciones de danza y movimiento, por parte de Matthew Steffens y Rickey Tripp. “¡MUÉVANSE LIBREMENTE! ¡CRÉEN! ¡HAGAN LO QUE QUIERAN!” Fueron algunas de las frases que se escucharon decir a los maestros durante las siguientes dos horas, pero conforme fue avanzando el tiempo, algunos alumnos se encontraron con dificultades para seguir los pasos o combinaciones coreográficas. “Todo es cuestión de equilibrio” Concluyeron los aspirantes al hablar con Luis Salgado al final de esta etapa. “Un movimiento impecable sin una emoción, no es suficiente, pero tampoco lo es el tener algo que decir sin calidad de motriz. Es un equilibrio entre los dos lo que hace a un buen artista”. ¡Qué buena lección! ¿No?

A este punto del día, los estudiantes se sentían tan inspirados que podrían escribir un libro. El miedo es cosa del pasado y están más que listos para darlo todo en la audición vocal dirigida por William Wade. Tenían confianza en sí mismos, en el resto de aspirantes y en los miembros del panel. Incluso aquellos que no se consideraban cantantes, estaban listos para mostrar lo que podían hacer. Hubo bastantes momentos memorables en esta etapa de la audición, pero me gustaría recalcar, uno en específico: El momento en el que la alumna y voluntaria Chris McClellan cantó “This Little light of mine”. Simplemente se levantó, cantó e inmediatamente el resto de la gente se puso en su misma frecuencia y durante esos breves 16 compases se manifestó el sentido de comunidad, permitiendo a todos BRILLAR.

Y después, la audición llegó a su fin. Nadie sabe quién será seleccionado para BWS pero ya en este punto, todos los participantes ya han sido conmovidos e inspirados por sus maestros y sus compañeros. Ya tienes algo que compartir a sus comunidades y están listos para ir por más.

P.D.

Al concluir esta audición, todos lograron formar líneas, círculos y triángulos en menos de 10 segundos. ¡Magia!